martes, 11 de junio de 2013

Tarta de tres pisos Vintage

Buenas noches a todos/as!! ¿Cómo ha ido el comienzo de semana? Yo, particularmente, he empezado con muchísima energía y buen rollo! He decidido sacar de mi vida todo aquello que me hacía mal y a las personas que no me traían nada positivo. Así que ya veis, estoy mejor que mejor.. pletórica!

Lo que os enseño hoy es un trabajo de hace un mes más o menos y la verdad es que fue un proyecto un poco forzoso, se hizo con poco tiempo y ,al menos por mi parte, de mala gana.
Esta tarta que tenéis delante se hizo grabando el segundo curso online del cukitaller, algo que ya no tiene razón de ser puesto que he decidido cortar con todo lo que tenga que ver con el dichoso "cukitaller".

Quizá os estéis preguntando cuál es el motivo para dejar de hacer algo que me gusta tanto... Pues bien, ya os lo cuento yo antes de que empiecen los rumores sin fundamento a correr por las diferentes redes sociales... El motivo por el que dejo de formar parte de este proyecto de cursos, tanto presenciales como online, es, en primer lugar, por una falta total de entendimiento con mi compañera, y en segundo lugar porque he decidido tomarme un tiempo para mi, SÓLO para mi... jeje Y en esos planes no entra nada ni nadie que me de dolores de cabeza y malos ratos :)

Así que nada, yo seguiré igual que siempre, haciendo lo que me gusta, metiéndome de lleno en la repostería de diseño, aprendiendo y enseñando, disfrutando, en conclusión.

Cuando hablamos de entrar en procesos creativos es muy complicado compartir, y es que cada cual tiene sus gustos, sus ideas y su preferencia en cuanto a técnicas se refiere, y supongo que ahí es donde radica el problema o la falta de compatibilidad. A lo largo de mi carrera profesional he trabajado mano a mano con muchos compañeros/as, lo que está claro es que no con todos tenemos la obligación de congeniar, no?:)

Pues bueno, al tema!! Esta tarta de tres pisos está compuesta por tres enormes bizcochos rellenos de ganache de chocolate blanco/negro, almibarados con una maravilla de almíbar de canela y naranja y cubiertos con un perfecto ganache de chocolate negro.

Una vez se tuvieron ganacheados, procedimos al forrado de los pisos de forma individual con fondant blanco. Después pusimos las "bigas" entre piso y piso para que aguantaran el peso y montamos la tarta.
La decoración, a excepción de la elección de los papeles de azúcar, y las rosas, que las hice yo, fue toda por parte de mi compañera. Ella se encargó de elegir las formas y los colores que iban en cada piso.

¿Yo lo hubiera hecho diferente? Probablemente sí, aunque eso no implica que fuera mejor o peor.

Aunque no es mi tarta favorita, tampoco está mal, no? ^^

Pues nada! Aquí os dejo las fotos! Que paséis buena noche y vamos a comernos la semana! Muakkk